Aspectos a tener en cuenta si estás atravesando un proceso de duelo

¿Qué es un duelo?

Se considera que se atraviesa por un duelo cuando hemos tenido una pérdida afectiva.

Esta pérdida puede implicar un abanico de situaciones vitales: fallecimiento de un ser querido, una ruptura de pareja, un cambio de trabajo o despido, una pérdida de embarazo, una enfermedad… y en general cualquier situación vital que implique un gran cambio.

Muchas de las reacciones emocionales que nos vamos a encontrar en un proceso de duelo son adaptativas, pero si estas reacciones se prolongan demasiado en el tiempo, son demasiado frecuentes o entorpecen significativamente nuestra vida, habrá que estar alerta para ver si se trata de un duelo patológico.

¿Qué puedo hacer?

Hay algunas recomendaciones en este tipo de situaciones que son de utilidad:

* Permítete llorar: emociones como la tristeza, rabia, culpa o vergüenza son algo inherente al proceso de duelo, por lo que el evitarlas podría suponer una represión de las mismas.

* Acepta el dolor: el duelo es un proceso, que implica la experimentación de diferentes tipos de emociones y fases. Es necesario experimentar este dolor para poder sanar la herida que ha supuesto esta pérdida en nuestra vida.

* Cada duelo es único: es importante recordarse que cada persona es diferente, ya que cada uno tiene unas condiciones previas y posteriores a la pérdida, una relación con el objeto o ser querido diferente y única. De ahí que el comparar en intensidad de emociones, el alcance del duelo, el significado de la pérdida… no sea útil siempre.

* Sé realista con tus expectativas: el duelo lleva un tiempo, supone en muchos casos el trabajo de duelos anteriores e inseguridades con respecto al futuro. Es normal poder llegar a experimentar fases de grandes logros, seguidos de fases en que sentimos que no avanzamos, ya que no es un proceso lineal. Tampoco es realista pensar que llegaremos a olvidarnos completamente de lo perdido, nuestro objetivo más bien será el de conseguir un nivel de paz, integrando esta experiencia en nuestra vida.

* Cuídate mucho: trabajar emocionalmente un duelo supone un desgaste de energía importante, por lo que conviene cuidar ahora especialmente nuestra salud a nivel físico, al estar experimentando emociones de gran intensidad. Conviene recordar que cuerpo y mente están unidos, por lo que cuidarse a nivel físico (hacer ejercicio, cuidar el sueño y la alimentación) ayudará a que psicológicamente vayamos encontrándonos mejor.

*Busca apoyo: la expresión emocional es vital en un proceso de duelo. Será muy positivo el que cuentes con un apoyo social más amplio, donde incluyas a las personas más queridas para ti para poder desahogarte. Considera la opción de contar con el apoyo de un especialista si ves que aún así estás teniendo dificultades.

*Busca un crecimiento personal a través de esta experiencia: un proceso de duelo es una experiencia que puede llegar a ser terriblemente dolorosa, pero también puede llegar a ser un momento de gran maduración personal del que podemos llegar incluso a salir más fortalecidos y con más herramientas de cara a futuros problemas.

duelo

Deja un comentario