La falta de sueño en preescolares se relacionaría con posteriores necesidades educativas

Una nueva investigación sugiere que los problemas de sueño en la primera infancia podrían aumentar el riesgo de trastornos del desarrollo a la edad de 8 años, según un estudio publicado en Pediatrics.

Los autores del estudio analizaron una investigación anterior en la que participaron 11.049 niños. Sus padres respondieron a preguntas sobre si los niños mostraban signos de problemas de sueño, tales como ronquidos, pesadillas, sonambulismo y respiración por la boca, a varias edades desde los seis meses hasta más allá de los cinco años. Los investigadores realizaron luego un seguimiento para registrar el número de niños que parecía tener necesidades de educación especial a los ocho años. Los niños que tenían más dificultades para dormir, según lo definido por los investigadores, eran 934, cerca del 8% del total. En otro análisis, 1.825 niños, de un total de 13,024, tenían necesidades educativas especiales. Más del 71% de los niños había sufrido problemas de sueño a una edad temprana, en comparación con el 63% de todos los niños.

La investigación parece demostrar que la privación de sueño afecta la creación de memorias en el cerebro, aunque es posible que la genética explique tanto los problemas de sueño como las discapacidades.

Deja un comentario